EN ES

Marcasitios personalizados: 10 ideas indispensables según el estilo de vuestra boda

En un enlace los detalles marcan la diferencia. Por ello, os proponemos ayudar a vuestros invitados a encontrar su sitio en la mesa con unos marcasitios personalizados de la mano de la creativa Anna Maestre. Estas 10 ideas os serán de inspiración en función del estilo de vuestra boda. Visita nuestro Salón Boda&Celebraciones para coger muchas ideas originales.

 

Los marcasitios personalizados sirven para indicar el lugar que ocupa cada invitado en el banquete. Y, además, funcionan como pieza decorativa para vestir las mesas del convite y como detalle de boda diferente y original para los seres queridos. Por lo que su elección no puede dejarse al azar, sino que debe hacerse con mimo y cariño.

¿La clave para que gusten a todo el mundo? Sin duda, el diseño, que debe reflejar vuestros gustos y personalidades y, sobre todo, el estilo de la boda. Por ello, os proponemos 10 ideas muy creativas con formas, motivos, letras y colores distintos para garantizaros el éxito. Solamente debéis elegir la que mejor pegue con vuestro día… ¡y listo!

Marcasitios personalizados: ¡un must!

 

Como os decíamos, en una boda los detalles lo dicen casi todo. Así que si queréis sorprender y fascinar a amigos y familiares, decantaos por unos marcasitios personalizados con el nombre de cada uno de ellos. Unos elementos que pueden ir en muchos formatos y materiales distintos, aunque son las tradicionales tarjetas de papel las más conocidas y solicitadas.

Para que roben más de una sonrisa, lo suyo es que vayan a juego con las invitaciones de boda elegidas y con el resto de las piezas de la papelería nupcial. Y, ¿por qué no?, también con la mantelería de la mesa. Y es que cuanto más armonicen con la estética y la temática de la boda, más gustarán.

Además del nombre de cada comensal, también podéis incluir la fecha de la boda, vuestras iniciales, un monograma, un hashtag propio o, incluso, en el dorso o en la parte frontal, una pequeña nota de agradecimiento o una cita célebre. ¿Necesitáis inspiración? Estas 10 ideas y ejemplos os resultarán muy útiles.

  1. De inspiración marinera

incorporéis el mar, la arena o cualquier otro elemento marino a vuestros marcasitios personalizados. Pero también el color azul turquesa del agua y el azul claro del cielo.

Por ejemplo, ¿qué os parece un dibujo de efecto acuarela que recree el tranquilo paisaje de una playa en calma? ¿Y un océano infinito con un pequeño velero? ¿Preferís una ilustración con estrellas de mar o un faro? Todas las opciones que se os ocurran en esta línea encajarán de maravilla.

 

  1. Con aspecto desenfadado y festivo

Las parejas millennials y los espíritus más fiesteros deben elegir unos marcasitios personalizados que hagan de su boda un auténtico fiestón. Por eso, los diseños que recuerdan al confeti de las celebraciones son perfectos. Y es que se trata de modelos informales, alegres, divertidos y con toques juveniles que no pasarán desapercibidos para nadie.

¿Alguna sugerencia? Por supuesto. Te proponemos una tarjeta con un fondo blanco (¡o el tono que tú quieras!), con un doble marco rectangular y colorido que encuadre el nombre del invitado, escrito con un acabado metalizado y con trazos irregulares. Si esa misma persona ha recibido antes una invitación de boda original con la misma estética… ¡no hay duda de que vendrá dispuesta a darlo todo y más!

 

  1. Con toques vintage

Si la decoración de vuestro día tendrá la madera, los encajes y las velas como elementos protagonistas, nada mejor que buscar unos rótulos del mismo estilo para adornar las mesas. Pueden ser unos marcasitios hechos de madera, con los nombres troquelados o grabados en mini cortezas, o unos marcasitios de papel con un fondo texturizado con efecto de madera oscura.

¿Y por qué no añadir a vuestra composición un dibujo floral con efecto de encaje y una tipografía con letra antigua? ¡El resultado será fascinante? Una idea magnífica para bodas vintage, bodas bohemias, bodas rústicas y bodas shabby chic. Y si quieres que la presentación sea también de lo más creativa, coloca el papel rectangular en un soporte de madera de pino.

 

  1. De estilo minimalista

Hay parejas que sueñan con una boda simple, sencilla y elegante donde predomine el “menos es más”. Para ellas son, pues, los marcasitios personalizados de estilo minimalista, que se caracterizan por tener diseños impolutos libres de artificios. Así que si es vuestro caso, elegid unas tarjetas lisas, sin relieves ni dibujos, donde el nombre escrito del comensal acapare toda la atención.

Nuestra recomendación son las tipografías limpias y pulcras –de líneas muy finas–, el color blanco y las tonalidades neutras –como los tonos pastel y empolvados, toda la gama de grises…–. Eso sí, para que no parezcan aburridos, no olvidéis añadir en el reverso vuestras iniciales con el mismo estilo de letra o el sello que lleven las etiquetas de los regalos.

 

  1. Con esencia romántica y floral

Las flores son todo un acierto en las bodas. Y es que protagonizan el ramo de novia, el prendido del novio, muchos centros de mesa y, si lo queréis, también los marcasitios personalizados. Si os gusta la idea, que sintoniza genial en las bodas de primavera y verano, podéis buscar un diseño de inspiración romántica con flores pintadas en acuarela. Unos motivos que pueden estar en un solo extremo de la tarjeta, en los dos o por todo el fondo.

En cuanto a los colores, elegid tonos acordes a la paleta cromática de vuestra celebración. Por ejemplo, si las tonalidades pastel dominarán la decoración del gran día, inclinaos por flores en una combinación de colores claros y empolvados, mientras que si preferís algo más llamativo, tirad hacia colores llamativos y vibrantes. ¡Transmitiréis puro amor!

 

  1. De inspiración natural y mediterránea

Si os cautiva la belleza de la naturaleza y de la cultura mediterránea, debéis buscar un sitting plan sencillo, luminoso y con una ilustración que respire armonía y paz. Por ejemplo, un diseño con vegetación pintada en acuarela en tonos verdes. Pueden ser unas hojas de laurel o eucalipto o unas ramas de olivo, ¡vosotros decidís! Y más grandes o pequeñas, centrales o laterales, en función de vuestros gustos.

El nombre del invitado puede ir en una tipografía redondeada o en una de estilo manuscrito, mientras que el papel puede ser normal, texturizado o reciclado. Este último es ideal para todas las bodas eco-friendly o con conciencia ecológica.

 

  1. Con pinceladas artísticas

Un degradado en acuarela con tonos morados y malvas puede ser el toque moderno y creativo que buscáis para vuestros marcasitios personalizados. Más aún si el diseño incorpora un marco dorado sobre el fondo y el nombre del invitado en un acabado brillante precioso. La gracia está precisamente en el dibujo de la tarjeta, que puede emerger de las esquinas para ser más innovador. Sin duda, una propuesta con un estilo abstracto y contemporáneo exquisito.

 

  1. De estilo clásico y sofisticado

Si la vuestra será una celebración de estilo tradicional, eso no tiene que significar que los rótulos señalizadores de cada mesa sean aburridos. Todo lo contrario. Para ello, bastará con escoger unas tarjetas de lugar que resalten el nombre del invitado, acompañándolo, a su vez, de un pequeño emblema, símbolo o dibujo significativo. Por ejemplo, dos corazones, aros o anillos entrelazados o unas manos unidas.

Para darles un punto extra de sofisticación y elegancia, pedid un papel con acabado perla, que aportará un toque de brillo y suavidad inigualable. En cuanto a los colores protagonistas para las letras o el fondo, os aconsejamos el rosa empolvado, el negro, el propio blanco y el marrón oscuro.

 

  1. De estética rústica y campestre

¿Os casáis al aire libre con mesas imperiales desnudas? ¿Tenéis pensado decorar los rincones del gran día con objetos reciclados, con carteles y cajas de madera y con manualidades handmade? Entonces vuestros invitados agradecerán unos marcasitios personalizados que sigan el mismo hilo conductor del evento. Por ejemplo, unas tarjetas con apariencia artesanal e imagen eco con un fondo kraft.

Lo importante es que el diseño tenga un estilo rústico inconfundible, con la presencia de tonos tierra por todos lados, además del berenjena, el lila, el verde oscuro y los ocres. Si además queréis añadirle un toque dulce y romántico, usad las flores para decorar el fondo.

Pueden ir en el margen superior o inferior, en ambos sitios o caer como un telón desde arriba. ¡Y que no falten las mayúsculas para las letras! Así el invitado verá desde lejos cuál es su lugar en el banquete.

 

  1. Con paisaje

Las bodas temáticas o muy personalizadas pegan genial con los marcasitios con paisajes, ya que permiten trasladar a los invitados a un sitio concreto especial o evocar en ellos una sensación determinada. Podéis pedir un diseño hecho adrede para vosotros, con una acuarela, por ejemplo, del lugar donde os disteis el primer beso o donde fue la pedida de mano.

O bien usar una plantilla con un dibujo predeterminado. En este caso, si la vuestra será una boda de invierno o una boda rodeada de árboles y con vistas impresionantes, un paisaje de pinos, montañas y un lago en tonos verdes y azules puede ser una opción más que idónea. Lo mismo que si sois unos apasionados de los montes y los bosques, y buscáis incluir vuestras aficiones en la papelería de boda.

Las letras del nombre de cada comensal pueden ir en una tipografía vintage, mientras que en el reverso de la tarjeta, un diseño geométrico con vuestras iniciales enmarcadas puede poner el toque moderno al marcasitios. Sin duda, una opción perfecta también para bodas de estilo boho chic o retro.

Ir arriba

De momento no están disponibles las entradas para las siguientes ferias.