El Desembalaje de Antigüedades de IFEPA recibe más visitantes que en 2019 - IFEPA

El Desembalaje de Antigüedades de IFEPA recibe más visitantes que en 2019

Según los datos facilitados por la Dirección de IFEPA han visitado la feria entre 12.000 y 13.000 personas, un dato mayor al de la última edición celebrada en 2019.

Antonio Miras ha manifestado su satisfacción por doble motivo. Por un lado, la reanudación de la actividad ferial después de año y medio a causa de la pandemia; y por otro, que se haga con una feria que ha vuelto a ser protagonista de nuestro Calendario Ferial, y que ha tenido una muy buena respuesta del sector empresarial, asi como de público visitante, en su gran mayoría de la Región de Murcia, pero también de las provincias limítrofes y otros puntos de la geografía nacional, lo que la lleva a ser considerada como una de las ferias más visitadas de este sector en nuestro país.

Ifepa lleva 18 años organizando este Desembalaje de Antigüedades, y desde sus inicios en colaboración con la empresa Llobregat Serveis Firals, principal promotora de introducir este concepto de ferias tipo desembalaje en España, siendo originarias de Francia, y que han evolucionado hacia un evento más organizado.

Según Josep María Camps, coorganizador de este evento “Es una feria que tiene una gran aceptación, más que las celebradas en capitales con mayor población incluso. Creo que es por motivos culturales, o de voluntad de conservar el patrimonio que nos llevan a este camino de éxito.

La edición de este ha contado con la participación de casi un centenar de empresas, en una superficie de 20.000 metros cuadrados, y que proceden de toda la geografía nacional, asi como de Gran Bretaña y Francia. Además, se cuentan con todas las medidas sanitarias requeridas para seguridad de público y expositores.

Los visitantes han podido contemplar y adquirir entre miles de objetos, desde piezas antiguas con varios siglos, como relojes, cajas registradoras, máquinas de escribir, piezas artísticas, radios, máquinas de coser, cuadros, gramófonos, tallas, vajillas, muñecas, etc hasta objetos retro y vintage que predominan en las decoraciones más actuales. Se trata de una feria de venta directa. Todas las compras ellas llevan un certificado, y si el cliente lo desea, se puede solicitar servicio de transporte.

Se han celebrado como en otras ediciones, talleres gratuitos dirigidos al público, sobre cómo mantener, restaurar y reconvertir los muebles de madera (antiguos y modernos), metal, mármol y piel.